BLOG | Noticias y novedades sobre el mundo cooperativo

Cooperativas: empleadoras de la economía social

Cooperativas: empleadoras de la economía social

(España) Las cooperativas cerraron el año pasado con una cifra récord de empleo, al sumar 10.518 trabajadores, a un ritmo de crecimiento del 21,3%, muy por encima del 3,4% de aumento de cotizantes que registró la Seguridad Social.

Un trabajador en una cooperativa del sector de componentes de automoción.
“Somos la única región europea en la que la economía social se ha incluido en la estrategia del Gobierno”

Las cooperativas de trabajo asociado concluyeron un año récord en Navarra, con 483 sociedades y 10.518 trabajadores, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social correspondientes al último trimestre de 2017. El número de cooperativas -en la que los trabajadores son propietarios- creció un 15% y el de ocupados, un 21,3% -un ritmo muy superior al 3,4% de aumento de los cotizantes a la Seguridad Social el año pasado en la Comunidad Foral-.

Varias causas explican el incremento récord en el empleo de estas sociedades de economía social, como la generación de puestos de trabajo entre las empresas consolidadas en la Comunidad en el último año por la recuperación económica -que concluyó el año con un crecimiento del PIB del 3,2%-, y el cambio de legislación en 2015, que permitió empezar a constituir microcooperativas con un mínimo de dos personas, en vez de tres como se exigía hasta entonces, y a agilizar la documentación exigida para poner en marcha un negocio.

“Hemos detectado un aumento de empleo muy fuerte en las cooperativas afianzadas en Navarra, que supieron mantener durante la crisis la actividad, y ahora están tirando con la reactivación de algunos sectores”, manifiesta Ignacio Ugalde, presidente de la Asociación de Empresas de Economía Social de Navarra (Anel). En la industria, entre las firmas de referencia se encuentran Fagor Ederlan o Mapsa, pertenecientes al grupo Mondragon;en la enseñanza, Cuatro Vientos y el Liceo Monjardín;y en lo social, Kamira y Gure Sustraiak.

Ugalde insiste en que “estas sociedades están resultando factor clave para crear ese empleo en la Comunidad”. Desde 2012 las cooperativas han ido incorporando trabajadores de manera consecutiva: de los 6.658 en ese año a los 10.518 ocupados en 2017. En el mismo periodo las sociedades han incrementado, pero con altibajos, hasta terminar con 483 cooperativas, un 43% más. Pero, en esta evolución hay que detenerse en los últimos ejercicios desde que se aprobó la ley de microcooperativas en 2015. Desde ese ejercicio, el número de sociedades ha crecido de manera destacable: solo entre 2015 y 2017 se han constituido 119 cooperativas, más del doble que las formadas entre 2007 y 2015, con 55 en total -la crisis también influyó-.

El tejido empresarial navarro, al igual que el español, se caracteriza por su pequeño tamaño -el 89,6% suman entre cinco o menos trabajadores-. Hace unos años, Anel detectó que existía demanda de ideas de negocio impulsadas por dos personas y que encajaban en el modelo de cooperativa, pero que no podían constituirse porque la normativa exigía un mínimo de tres personas para crear una microcooperativa.

Desde Anel se fomentó su modificación, que fue aprobada hace ya tres años, para crear microcooperativas a partir de dos personas, con una aportación a partes iguales del capital, y para que pudiera entrar en funcionamiento en apenas 48 horas con la simplificación de los requerimientos administrativos.

“Desde que cambió la normativa, este modelo está funcionando en todos los sectores: desde la construcción, que está reflotando;industria, con pequeños talleres, hasta en servicios, con actividades tan variopintas como educación, transporte o autoescuelas”, describe el presidente de Anel, Ignacio Ugalde. Una tendencia que también se observa en el resto de comunidades, según indica.

LAS SOCIEDADES LABORALES

En la última década, a diferencia de las cooperativas, las sociedades laborales (SAL) -en la que la mayoría del capital pertenece a los empleados- han sufrido descensos del 43,9% en el número de empresas y del 43,1% en el de las plantillas. Este comportamiento se debe a la propia crisis económica, a la transformación de estas sociedades en limitadas por su accionariado y por el aumento de su volumen de negocio y a la misma tendencia de los emprendedores de inclinarse por el modelo cooperativo, que se aprecia también en todas las comunidades. A pesar de este contexto, en el que el número de sociedades laborales ha descendido de manera consecutiva desde 2012, con 92 empresas menos, ha destruido 173 empleos, una media de casi dos puestos de trabajo por cada sociedad laboral desaparecida.

Esto significa que el resto de empresas de este tipo que continúan desarrollando su actividad han conservado sus plantillas, e incluso han podido generar empleos que han amortiguado la tendencia de las SAL. Frenos Iruña o Lacunza Kalor Group son SAL arraigadas en la Comunidad. “Las empresas ya estabilizadas son esenciales para el empleo de economía social en Navarra”, remarca Ugalde, quien valora en su conjunto la actividad de las cooperativas y sociedades laborales. “Hay un fortalecimiento de nuestro sector con el trabajo de ambos perfiles de negocio”, recuerda. El año pasado las cooperativas y SAL ascendían a 761 sociedades, con casi 13.000 empleos -marca hasta ahora no alcanzada-.

Navarra se convirtió en la primera comunidad autónoma por crecimientos porcentuales, con un 6% de incremento en constitución de empresas de economía social;y en un 15,8% en generación de empleo.

PLAN Y ESTRATEGIA S3

Ignacio Ugalde destaca que solicitaron al Gobierno de Navarra la incorporación de la economía social en la Estrategia de Especialización Inteligente -la S3 por sus siglas en inglés-, que tiene como objetivo impulsar un nuevo modelo económico para la Comunidad. “Somos la única región de toda Europa en la que la economía social está dentro de la S3”, insiste. La economía social agrupa a las cooperativas -en las que se incluyen también las agrícolas-, sociedades laborales, fundaciones, centros especiales de empleo, empresas de inserción social y economía solidaria. Además, por primera vez, se ha puesto en marcha el Plan de Economía Social: para 2018, el Ejecutivo ha presupuestado 3,8 millones.

Todo ello contribuye a que vayan despuntando en la Comunidad, aunque el presidente de Anel tiene claro que “este modelo está recién empezando”.

En noviembre, Juan Antonio Pedreño, presidente de Social Economy Europe, y Ulla Engelmann, jefa de la Unidad de Clústers, Economía Social y Emprendimiento de la CE, asistieron al Día de la Economía Social de Navarra. “Es importante que ambas autoridades participaran en este encuentro porque fortalece la imagen de Navarra en este ámbito. España aprobó su estrategia en esta materia en diciembre y Europa también la defiende, porque otro modelo económico es posible”, concluye.

LAS CIFRAS

174

COOPERATIVAS MÁS EN UNA DÉCADA. Navarra suma actualmente 483 sociedades de este tipo, 174 más que hace una década, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Supone un 56,3% de crecimiento.

 

-218

En el mismo periodo, la Comunidad Foral contabiliza 218 sociedades laborales menos, al pasar de las 496 en 2007 a las 278 en 2017. No solo la crisis obliga al cierre de alguna empresa de este tipo, sino que, a veces, debido a su volumen de crecimiento se convierten en sociedades limitadas.

 

3,8

MILLONES DE EUROS

El Plan de Economía Social tiene presupuestados 3,8 millones para destinar ayudas a incorporar socios, a inversiones en empresas, a sucesiones, a actuaciones de economía social y a autónomos y promociones.

Fuente: noticiasdenavarra.com

Artículos más leídos:

Suscribite a nuestras noticias

¿Sos redactor?. Si tu publicación es referente a cooperativas, cooperativismo, no dudes de mandarla a narracion@gestarcoop.com y te la publicaremos!

x

¿Promociones y novedades? ingresa tu email:

o siguenos!