BLOG | Noticias y novedades sobre el mundo cooperativo

El cooperativismo incluye 1 de cada 6 personas

El cooperativismo incluye 1 de cada 6 personas

De acuerdo con un informe sobre cooperativismo presentado en Kuala Lumpur, 1217 millones de personas están involucradas en este tipo de organizaciones.

El número de cooperativas en todo el mundo es de 2.94 millones y el número de miembros de todos los tipos de cooperativas es de 1217 millones, de acuerdo con el informe mundial elaborado por Cicopa a fines del año pasado. Esto significa que el movimiento está compuesto por uno de cada seis habitantes del planeta, donde viven unas 7350 personas, según el último relevamiento demográfico de Naciones Unidas.

Sobre una base de datos de 156 países, Cicopa estimó, asimismo, que el empleo en o en el marco de las cooperativas abarca a al menos a 279,4 millones de personas, es decir, 9,46% de la población ocupada mundial.

Durante la Conferencia Global realizada el 17 de noviembre en Kuala Lumpur, Malasia, la Alianza Cooperativa Internacional y el instituto europeo Euricse también dieron a conocer el Monitor Mundial Cooperativo.

Allí revelaron que las 300 cooperativas principales están distribuidas en 27 países y facturan unos 2,16 billones de dólares, principalmente en las ramas de seguros y de industrias agrícola y alimentaria.

“Las cooperativas emplean al 10 por ciento de la población mundial”
El flamante director general de la alianza cooperativa internacional, Bruno Roelants, afirma que “el empleo cooperativo o se mantiene o crece gradualmente, y tiende a mantenerse tanto en las zonas urbanas como en las rurales, y no sólo en el sector primario”.

¿Puede hacer una foto de la dimensión actual de las cooperativas a nivel mundial?
-Según el segundo informe sobre empleo cooperativo en el mundo (Eum HS: Cooperatives and Employment: Second Global Report; Bruselas: CICOPA, 2017), tendríamos ahora poco menos de 3 millones de cooperativas en el mundo, y en torno a 280 millones de personas, o sea, casi el 10% de la población ocupada mundial. En este porcentaje se incluye a empleados o socios trabajadores o a productores autónomos cuyos ingresos provienen totalmente o en parte sustancial de sus cooperativas. La última categoría es la más preponderante, y se concentra esencialmente en el sector primario, si bien se observa ahora una evolución incipiente de cooperativas de productores autónomos en la industria y en los servicios, o sea el sector que cubre CICOPA, inclusive con el fenómeno de los freelancers y de las plataforma cooperativas en línea. El empleo cooperativo o se mantiene o crece gradualmente, y tiende a mantenerse tanto en las zonas urbanas como en las rurales, y no sólo en el sector primario.

¿Se puede decir que el empleo cooperativo resiste mejor las crisis?
-La resiliencia del empleo cooperativo inclusive en periodos de crisis ha sido comprobada en estudios de campo realizados en 10 regiones en el mundo (una de ellas Euskadi) en el marco del primer estudio sobre empleo cooperativo, así como en un estudio comparativo del empleo cooperativo con respecto al resto del empleo en empresas en Francia y España en el marco de un informe sobre la resiliencia de las cooperativas a la crisis en Europa (Roelants B., Eum. HS, Dovgan D. & Terrasi E., The Resilience of the Cooperative Model; Bruselas: CECOP Publications, 2012). MONDRAGON es un referente en este aspecto ya que ha logrado mantener su nivel de empleo después de una crisis que ha durado varios años, habiendo dado además solución a los afectados por el cierre de Fagor Electrodomésticos.

¿El modelo cooperativo es una alternativa real al capitalismo?
-Otra observación del trabajo de campo realizado en el marco del primer informe sobre empleo cooperativo (2014) es que éste tiende a producir más igualdad (o menos desigualdad) que la media de la empresa convencional. Además del componente democrático un socio un voto, la práctica de la distribución de excedentes o la proporcionalidad más ajustada de las remuneraciones, la mayor longevidad y resiliencia media de las cooperativas tiende naturalmente a producir estrategias a largo plazo, inclusive en el tema del desarrollo de recursos humanos y de la satisfacción de los trabajadores en el puesto de trabajo, que con una visión de largo plazo se convierten en inversiones racionales a futuro. Por otro lado, también hemos demostrado que el sistema cooperativo tiene la capacidad de ayudar a las personas que trabajan en la economía informal a transitar a la economía formal, y de tal forma, en muchos casos, salir de la pobreza (Roelants B.: Las Cooperativas son fundamentales para la transición de la economía informal a la economía formal, Bruselas: CICOPA, 2015). Con respecto al sistema capitalista, en un libro del cual soy co-autor (El capital y la trampa de la deuda: aprendiendo de las cooperativas en la crisis mundial; Buenos Aires: Intercoop, 2013), planteamos la pregunta de si ese sistema debe todavía llamarse capitalismo, o si deudismo no sería una palabra más apropiada para definirlo, considerando el uso creciente de instrumentos de deuda en la toma de control sobre empresas y cadenas globalizadas de producción y distribución. Irónicamente, en cambio, el cooperativismo parece mantener una fuerte tendencia a acumular capital. Por lo tanto, el modelo cooperativo sí es una alternativa real, sobre todo si consideramos su potencial extensión a cooperativas-clusters de PyMEs
convencionales, así como el potencial de cooperación con entes de gobierno y con comunidades locales.

Fuente: diariodelujan

Artículos más leídos:

Suscribite a nuestras noticias

¿Sos redactor?. Si tu publicación es referente a cooperativas, cooperativismo, no dudes de mandarla a narracion@gestarcoop.com y te la publicaremos!

x

¿Promociones y novedades? ingresa tu email:

o siguenos!