Enfoques cooperativos; Hoy: Cada día podemos ser mejores.

Enfoques cooperativos, Hoy, Cada día podemos ser mejores.
“No cambias las cosas combatiendo la realidad existente. Cambias algo, construyendo un nuevo modelo que hace el modelo existente obsoleto”.-Buckminster Fuller.

El modo autoritario de ejercer el poder del Estado se evidencia por doquier, salvando las excepciones, Europa está en ebullición, Francia ha renovado su presidente y en el mismo día las calles fueron escenarios de insatisfacción social, en España la represión policial es parte ya del paisaje y, éstos determinan, a todas luces, por la creciente derechización del poder político y el emponderamiento económico del poder político y viceversa.

Así, en este escenario global, el capitalismo financiero exhibe su agotamiento para generar esperanzas del buen vivir para las mayorías. El vaciamiento de esa esperanza ha sido una fenomenal labor mediática que produjo adaptaciones y metamorfosis de mentalidades sociales aceptables para lo establecido, nadie o casi nadie se anima a plantear alternativas políticas transformadoras. Estamos, como diría el poeta, en medio de la mar, sin vientos a favor.

La necesidad de impulsar el cambio social y económico es objetivo, pese a las condiciones extraordinarias de dificultades y conflictos.

Parte importante de esa tergiversación de la que hablamos, se presenta en el sector cooperativo inyectado de individualismo, aceptada como natural, cuando que es producto de hábitos y costumbres impuestos bajo el dominio de la propiedad productiva privada, aquella que redujo al trabajador con oficio, artesanal, a obrero en las factorías, despojándoles del valor total de su trabajo, generándole una falsa conciencia sobre sí, sobre la empresa y la sociedad.

El hombre y mujer que ingresa a una cooperativa empujado por las necesidades crecientes conserva su punto de vista sobre ganancias y ventajas personales, presiona con su modo individualista, genera conflictos en un ámbito donde debe reinar la concepción y acción grupal en bien de la empresa y de todos.

La asimilación de nuevos valores y nuevas auto-disciplina organizacional llevan su tiempo, tiempo de doble tarea: desmontar las viejas creencias individualistas, separatistas, mezquinas, en simultáneo a incorporar valores y principios cooperativos. Es un proceso doloroso que se camina acompañado pero que es con caídas frecuentes.

Y pensar que la cooperación es una cualidad natural del hombre como especie y que además lo ha perfeccionado hasta llegar a la cooperación tal y como la conocemos hoy, cuyo origen se reconoce a la entidad fundada en Inglaterra en el año de 1844.

Claro que hubo muchas experiencias en cualquier rincón de la tierra en todo tiempo, todas valiosas y aportantes a la condición humana mejorada.

Enmarcado en nuestra propia experiencia en la cooperativa TECNICOOP hemos transitado muchas crisis institucional y personal producto de nuestras mezquindades y cortos de vistas en cuanto a nuestros objetivos y potencialidades. Algunos claudicaron, otros fueron expulsados en razón a su terquedad individualista, otros sufrieron, incluso crisis de personalidad, pero el pequeño grupo sobreviviente ha conmemorado recientemente los 25 años de nuestra entidad educativa, gremial y política cooperativa.

La lección social de TECNICOOP es definitivamente: ¡Sí se puede!

Somos, en razón de este andar cooperativo, testimonio del daño que provoca en las personas los vicios inherentes al capitalismo: Individualismo e incapacidad de ajustar las conductas a formas más igualitarias y proporcionales del trabajo y las distribuciones cooperativamente producidas. Sin embargo, tras esfuerzos y persistencias, también testimoniamos que es posible, cada día, ser mejores personas y cooperativistas.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!
 

Artículos más leídos:

Suscribite a nuestras noticias

¿Sos redactor?. Si tu publicación es referente a cooperativas, cooperativismo, no dudes de mandarla a narracion@gestarcoop.com y te la publicaremos!

x

¿Promociones y novedades? ingresa tu email:

o siguenos!