Los desafíos de las cooperativas para “sobrevivir” en un mundo globalizado

Los desafíos de las cooperativas para sobrevivir en un mundo globalizado

En el primer informe global publicado por la “Organización Internacional de Cooperativas de la Industria y los Servicios” (CICOPA), se hace referencia a la situación de las aproximadamente 65 mil empresas que son directamente parte de la red mundial, como afiliadas de las organizaciones miembros de CICOPA, que emplean a más de 3 millones de personas.
El relevamiento cita un estudio intersectorial denominado “Cooperativas y Empleo: un informe mundial”, que fuera divulgado en la Cumbre Internacional de Cooperativas en Quebec, en octubre de 2014, donde se evidencia que dicho fenómeno mundial “es cuantitativamente mucho más extenso” y que “las cooperativas de trabajo asociado, las cooperativas sociales y las cooperativas de productores autónomos en los ámbitos de la industria y los servicios, en conjunto, emplean a más de 16 millones de personas en todo el mundo”, siendo la gran mayoría de dichas personas “miembros” y, por tanto, propietarios de su empresa, la cual “dirigen democráticamente y de manera conjunta”.
En Puerto Madryn, el pasado sábado se celebraron las elecciones anuales en las que se renovó el cuerpo de delegados, el cual elegirá a los próximos dos Vocales y al Tesorero de la Cooperativa; cada cuatro años, la totalidad del Consejo de Administración termina por renovarse, en el marco de un proceso que implica una activa participación de los denominados “socios”, 2800 de los cuales emitieron su voto este año, contra unos 500 que sufragaron el año anterior.
La Cooperativa en Puerto Madryn surgió en agosto de 1949, cuando un grupo de vecinos convencidos de que el sistema cooperativo era la manera adecuada, fundaron la denominada “Cooperativa Eléctrica de Puerto Madryn Limitada”; la misma, inscripta en el año 1953 en la Dirección de Cooperativas de la Nación y en el Registro Público de Comercio, sería creada con la intención de mejorar el servicio eléctrico, en aquel entonces limitado en calidad y distribución a la ciudad costera, ya que hasta ese momento se proveía el servicio a través de la “Usina Sucesión Miguel San Martín”, cuyo personal posteriormente sería absorbido por la cooperativa. Desde entonces, “se fueron delineando y realizando las acciones que comprendían construir no sólo el edificio y su infraestructura, sino las instalaciones de las máquinas que comprarían, además de las nuevas redes y transformadores” y, “para llevar a cabo todo este plan, contratan como asesor técnico a una de las máximas autoridades en materia energética que existía en el país, el ingeniero Juan Sábato”, según relataron desde Servicoop.

Mejoramiento del marco jurídico

El informe en cuestión afirma que, según encuestas de los últimos 6 años, se demuestra una “alta capacidad de resiliencia a las situaciones de crisis” por parte de las cooperativas, y agrega que, “mientras que una parte sustancial de ellas están experimentando una alta tasa de crecimiento, tanto en número de empresas como de puestos de trabajo, otras están pasando por momentos difíciles debido a la situación económica o política en la que se encuentran”.
Las dificultades más comunes son, en este contexto, “el acceso a la financiación, la falta de un entorno normativo adecuado, la reducción de los déficits públicos, la competencia desleal, y las debilidades técnicas”.
Además, el estudio arrojó que, entre 2013 y 2014, varios países “han avanzado hacia mejores marcos jurídicos de regulación de nuestras cooperativas”.
Por otra parte, basándose en el estudio “Cooperativas y Empleo: un Informe mundial” mencionado anteriormente, el relevamiento identifica las cifras mundiales de empleo en las cooperativas que operan en los sectores que CICOPA representa,
más allá de la afiliación a CICOPA per se, como es el caso de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo y la Federación de Cooperativas de Trabajo, en Argentina, que forman parte de dicho organismo.
Básicamente, CICOPA representa a todos los tipos de cooperativas de los sectores industriales y de servicios; estas cooperativas pueden tener dos formas diferentes, por un lado, las cooperativas de trabajo asociado y las cooperativas sociales basadas en el trabajo asociado, en las que los miembros son los trabajadores y trabajadoras, y por el otro, las cooperativas de productores autónomos o PYMEs activos en la industria o los servicios que se unen para fortalecer sus negocios a través de cooperativas”, señalan. La mayoría de las organizaciones miembro de CICOPA “asocian a cooperativas de trabajo asociado y cooperativas sociales” y, “sin embargo, es obvio que la comprensión y la interacción con las cooperativas de productores autónomos es una de las prioridades para un futuro próximo; de los 74 países relevados, podríamos destacar la forma de cooperativa social y de trabajo asociado en 39 países, y la forma de cooperativa de productores autónomos en 16 países”, agregan.
Las clasificaciones y los títulos utilizados en cada provincia “son muy diversos” y “se debería investigar más a fondo sobre sus estructuras de gobierno y su funcionamiento con el fin de comprender de forma más clara estas cooperativas”, argumentan.

Tendencia económica alcista

En otro orden y respecto a la situación económica de las cooperativas, el informe establece que “12 de las 23 organizaciones que respondieron al cuestionario dieron cuenta de una situación positiva en términos de desarrollo empresarial, ya sea en lo referente a producción y ventas, empleo, o a ambas cosas” y que “de estas 12 organizaciones, 4 de ellas son de Europa (Francia, Dinamarca, España e Italia), 3 de Sudamérica (Argentina, Brasil y Uruguay), 2 de Asia (Japón y Corea del Sur), 1 de África (Uganda) y 1 de Norteamérica (EE.UU.)”.
Sobre este punto, agrega que “parece que ni la distribución geográfica ni los sectores económicos implicados pueden explicar dicha tendencia al alza”; por el contrario, señala que “es más probable que el origen de este fenómeno resida en la trayectoria histórica de cada organización miembro, por una parte, y en contextos institucionales favorables, por otra; entre otras razones, el conocido papel de las entidades federativas y consorcios/grupos en Francia, España, Italia y Japón puede, al menos en parte, explicarlo, incluso, cuando la crisis ha sido particularmente dramática, conduciendo a veces al fracaso y la quiebra, el papel de los grupos cooperativos y la implementación de sofisticadas estrategias de intercooperación han sido cruciales para salvar puestos de trabajo, amortizando las consecuencias negativas de la crisis”.

Casos testigo

En cuanto a los desafíos del cooperativismo a nivel mundial, los miembros de CICOPA “expresaron la necesidad de que las cooperativas adquieran habilidades empresariales y de marketing sólidas”, explica el estudio, añadiendo que “entre las principales acciones llevadas a cabo por dichos miembros en favor de sus empresas cooperativas afiliadas, se encuentran la asistencia técnica, la formación y el fortalecimiento de capacidades”.
Por ejemplo, cita el caso de las cooperativas adheridas a COCETA, el miembro español de CICOPA, las cuales “pueden beneficiarse de una herramienta de autoevaluación denominada Consolida.coop. orientada a ayudarlos a hacer un diagnóstico del nivel de consolidación de las diferentes áreas de su actividad; para obtener una evaluación general, las cooperativas tienen que rellenar un cuestionario en línea cuyos resultados se muestran a través de un gráfico que presenta el nivel de consolidación de su negocio y proporciona orientación para mejorar en el futuro, para lo cual podrán obtener asesoramiento personalizado de las organizaciones regionales de COCETA”.
También, una gran mayoría de los miembros de CICOPA “expresaron la necesidad de mejorar sus instalaciones e infraestructuras, y contar con burocracia y administración pública más eficiente que permita a las cooperativas ser más competitivas en el mercado”, indica el relevamiento, citando el caso de UCECOM, en Rumania, ente que “se quejó de la falta de un sistema informático integrado a nivel nacional que centralice toda la información sobre los contribuyentes”.
Por otro lado, “las cooperativas están intentando comprender los mercados competitivos mediante el establecimiento de diversas estrategias tales como fusiones, grupos y redes sectoriales; el desarrollo en sectores innovadores que les permitan acceder a mercados más amplios; la inversión en soluciones innovadoras de gestión, tecnología, marketing y productos; y la internacionalización de sus negocios”.
En el caso de Puerto Madryn, se anunció días atrás que, desde la Cooperativa, continuarán extendiendo el alcance del servicio de Internet, que hasta entonces era otorgado de manera gratuita a las Juntas Vecinales, también a los clubes deportivos, y en este sentido, la apuesta a una mayor “tecnificación” de cara a la comunidad, será uno de los desafíos que seguramente esta última exija, de cara a los próximos años y teniendo en cuenta la adaptación por parte de Servicoop a las nuevas tecnologías de la información y su impacto en la calidad del servicio recibido por los socios.

Requerimientos principales

Finalmente, el estudio apunta a una serie de cuestiones que deberían cumplir las cooperativas para sobrevivir en un mundo globalizado y marcado por la competencia y la constante evolución tecnológica, que sin lugar a dudas modifica el modo de distribución de los servicios y el surgimiento de nuevas necesidades.
Sobre este punto y en términos generales, hace referencia a que será necesario “un mejor acceso al crédito y a programas específicos de financiación”, mayor “apoyo a la inversión en innovación y tecnología”, “infraestructura y administración más eficiente”, “una competencia más leal con otros tipos de negocios y un mejor acceso a la contratación pública, haciendo un mejor uso de las cláusulas sociales”; “medidas específicas para crear y mantener puestos de trabajo (tales como la transmisión de empresas a sus empleados bajo la forma cooperativa y las iniciativas específicas de empleo juvenil)”; “fomentar y “proteger la creación de fondos de solidaridad, así como instituciones mutualizadas de apoyo empresarial”; “políticas fiscales más ágiles y reducción de las tasas de interés”; “soluciones para superar el problema del retraso en los pagos por parte de las administraciones públicas”; “facilitar y promover la agrupación empresarial, así como el proceso de internacionalización y los intercambios económicos transfronterizos”; “introducir o mejorar los marcos jurídicos existentes para las cooperativas sociales y de trabajo asociado, por ejemplo, a través de la disminución en el número mínimo de miembros fundadores cuando sea demasiado alto” y la “introducción de reservas indivisibles totalmente desgravadas”, entre otras cuestiones.

Texto extraído de: EldiariodeMadryn

Artículos más leídos:

Suscribite a nuestras noticias

¿Sos redactor?. Si tu publicación es referente a cooperativas, cooperativismo, no dudes de mandarla a narracion@gestarcoop.com y te la publicaremos!

x

¿Promociones y novedades? ingresa tu email:

o siguenos!