A la espera de la matrícula, se consolida una Cooperativa

A la espera de la matrícula, se consolida una Cooperativa

La empresa recuperada de Santa Fe, busca expandir sus ventas a otras provincias. Aseguran que la respuesta de los clientes "fue buena". A un mes de que la fábrica pase a manos de los trabajadores, ya padecieron el primer robo. Preocupan los costos de producción: electricidad y gasoil.


Los trabajadores de la fábrica Galletti esperan que antes de fin de año finalmente obtengan la matrícula que certifica la existencia de la cooperativa. Igualmente, hace un mes y un par de días que el inmueble, las máquinas y la marca ya pertenecen a los 27 empleados.
Desde el seno de la cooperativa anticipan que el balance es "bueno". Aseguran que las ventas han mejorado, impulsadas por la ampliación del mercado a otras provincias. La producción, centrada a esta altura del año en el rebozador, es secundada por la de grisines y por los tradicionales fideos.
Este escenario provoca buenas expectativas, a pesar de que los próximos meses se presenten como difíciles.
El principal inconveniente pasa por los costos y las deudas con algunos servicios. Norberto Clebot, presidente de la Comisión Directiva de la cooperativa, informó que están pagando de luz "alrededor de 60.000 pesos" pero que la preocupación es por una deuda antigua con la Empresa Provincial de la Energía, cercana a los 450.000 pesos. El segundo problema es el gasoil que demandan los hornos, que según estimó alcanza a los 3.000 pesos diarios.
"Es un cambio importante, los trabajadores ahora pasaron a ser como dueños", dijo Clebot. Las reglas claras mantienen la buena convivencia entre los trabajadores. Todas las semanas, reparten las ganancias de la producción. Eso sí, antes corroboran que se haya cumplido con todos los compromisos, fundamentalmente con los servicios y proveedores, algo que les permite seguir produciendo. "Primero se pagan todos los compromisos con los proveedores y servicios, como es la harina, la luz o el gasoil. Y después lo que sobre se reparte entre los que conformamos la cooperativa", indicó.
"Hay que darle para adelante", dijo Javier Yennerich, integrante de la cooperativa. En la misma línea de Clebot, señaló: "Estamos funcionando bastante bien. Estamos contentos. Ahora compramos herramientas. Para el año que viene tenemos pensado hacer una línea nueva de fideos, estamos agudizando la imaginación. No tenemos que compra nada, con las herramientas que tenemos lo podemos solucionar".
Funcionarios del Ministerio de la Producción continúan asesorando a los empleados en este proceso de transformación. Desde la cooperativa reconocen que el seguimiento que realizan representantes de la cartera productiva es fundamental y reconocen que nunca perdieron contacto con ellos.
"El balance que hago es positivo. La venta ha mejorado. Los proveedores nos están cumpliendo. Estamos pagando todo de contado. Seguimos produciendo grisines, rebozador y fideos. Lo que más sale es el rebozador. Estamos vendiendo mucho en Córdoba y Misiones. Tenemos clientes en Misiones, Tucumán, Corrientes y Santa Fe. Volvimos a retomar algunos clientes y estamos visitando a más. Gracias a Dios estamos recibiendo buenas respuestas y la mayoría nos está comprando", manifestó Norberto Clebot.
Con respecto al ánimo de los trabajadores, comentó: "Se ve mucho entusiasmo. Los trabajadores están más tranquilos. Ahora son patrones, no son más empleados. Hay algunos que están nerviosos porque el dinero por ahí no alcanza pero lo importante es que estamos cobrando y se pudieron mantener las fuentes de trabajo".
Clebot reconoce que existen dificultades y las responsabilidades son mayores, aunque asegura: "Esto hay que encararlo, hay que ponerle el pecho".

Fuente:UnoSantaFe

Artículos más leídos:

Suscribite a nuestras noticias

¿Sos redactor?. Si tu publicación es referente a cooperativas, cooperativismo, no dudes de mandarla a narracion@gestarcoop.com y te la publicaremos!

x

¿Promociones y novedades? ingresa tu email:

o siguenos!