Una Cooperativa ejemplo en la ciudad de Buenos Aires

cooperativa de enfermeros y chóferes

La propuesta comenzó tras un pedido a la Ciudad. Atienden según tres tipos de demandas: atención primaria de salud, traslados programados y trabajos de urgencia. Alivian el trabajo del SAME y de las guardias de los hospitales.

En abril de 2014 la Corriente villera independiente instaló la “Carpa villera” en el Obelisco, para visibilizar una serie de problemas que venían padeciendo los vecinos. Se terminarían quedando durante 56 días. Acordaron mediante la Defensoría del Pueblo, que el Gobierno de la Ciudad aportaría el dinero para comprar una ambulancia. Pero con eso, decidieron compraron tres camionetas. Que equiparon con rifas, festivales y donaciones de los vecinos. “Habíamos realizado una consulta y una de las cosas que más decía necesitar la gente eran las ambulancias, ya que históricamente nunca entraron a las villas”, dice Marina Joski, coordinadora central de emergencias.

Hoy, la Corriente villera Independiente cuenta con cinco ambulancias que atienden tres tipos de criterios en las villas de la ciudad.

Atención primaria de salud: consiste en aptos médicos, talleres de primeros auxilios, electrocardiogramas y curaciones que hacen en el momento, evitando el traslado e ingreso de un paciente a un hospital.

Traslados programados: llevan y traen a los vecinos/pacientes que necesitan un tratamiento. Sea de terapia ocupacional, de quimioterapia, etc. El servicio reemplaza al traslado que le corresponde a las obras sociales, que lo suele hacen con remises o taxis que no quieren entrar a las villas.

Traslado de urgencia: hacen entre cinco y diez por día, y son, por lo general, a los que no llega el SAME y la demora puede ser fatal. La ambulancia villera llega a las casas, sube al paciente y los lleva al hospital más cercano.

Según Joski, las ambulancias hacen un promedio de 670 intervenciones por mes aliviando el trabajo del SAME y de las guardias de los hospitales públicos. En las villas 1-11-14 y la 31 funcionan de 7 a 19. Y en el resto de las villas, de lunes a viernes de 8 a 16.

La Corriente villera independiente cuenta con una cooperativa de trabajo. Con el excedente del dinero que reciben por hacer tareas de barrido y recolección de residuos en las villas mantienen los sueldos de los enfermeros, rescatistas y choferes. “Nos matamos escribiendo cartas a empresas, solicitando donaciones, pero nadie nos responde. No tenemos ningún apoyo del Gobierno y ya estamos endeudados con el mantenimiento”, dice Joski.


Las ambulancias no están regularizadas, a pesar de que se han presentado en la Legislatura porteña para mostrar que están en regla. Así y todo, dos institutos terciarios de Enfermería les envían a sus alumnos para realizar pasantías para la materia “Salud comunitaria”. Es que las ambulancias villeras son una buena escuela para el enfermero, ya que se encuentra con intervenciones de todo tipo: desde el herido de bala hasta el abuelo que necesita que le tomen la presión.

Fuente: Clarin

Artículos más leídos:

Suscribite a nuestras noticias

¿Sos redactor?. Si tu publicación es referente a cooperativas, cooperativismo, no dudes de mandarla a narracion@gestarcoop.com y te la publicaremos!

x

¿Promociones y novedades? ingresa tu email:

o siguenos!