Cooperativismo

Cooperativismo, marmanilla

Sólo existe Movimiento Cooperativo cuando las cooperativas se integran para constituir una alternativa en la economía nacional. En caso contrario, las cooperativas desperdigadas, derramadas al ritmo de una buena voluntad, conforman solamente un Hecho Cooperativo.
Sin objetivos comunes. Sin visión de cambios. Sin potencia suficiente para librarse de la economía de lucro. Sin fuerza para exigir políticas reales de pobreza cero.
La postura del cooperativismo es clara. Si los medios de producción son administrados por los mismos trabajadores, aumenta la posibilidad de un desarrollo con justicia. “Al trabajador lo que es del trabajador”, parafraseando a Cristo, porque de ese modo se incrementa la capacidad de compra o renta real. Lo cual es la mejor manera de allanar el camino hacia la inclusión social.
Ante ello, la Doctrina Cooperativa es importante. Impulsa la justicia social con la distribución de excedentes. Promueve la igualdad entre las personas. Enseña a rechazar el abuso, el sojuzgamiento y la dominación. El mensaje de la Doctrina Cooperativa es igualdad, libertad y democracia, indispensables para el desarrollo de los pueblos respetando sus derechos. Anhelo de la raza humana que dimensiona al cooperativismo como un movimiento universal. Ochocientas mil cooperativas y más de mil millones de cooperativistas, en todo el orbe, certifican que el milagro del cooperativismo es ahora una verdad.
En el Perú no faltó experiencia en la fundación y administración de cooperativas genuinas. Sobre todo con la labor del Instituto Nacional de Cooperativas, bajo el régimen de la Ley General de Cooperativas Nº 15260 del 14 de diciembre de 1964.
Alcanzamos, hasta julio de 1992, la cifra de 4,587 cooperativas de todos los tipos, cincuenta centrales, dos bancos cooperativos y dos cooperativas de seguros. Se respetaban los Siete Principios Cooperativos de la Alianza Cooperativa Internacional, pero igualmente se aplicaban reglas o normas de acuerdo a la circunstancia peruana.
Lamentablemente la anticooperativista dictadura de los años noventa del siglo pasado, arrasó el Movimiento Cooperativo Peruano. Se salvaron menos de quinientas cooperativas pequeñas, aquellas que evaluaron como inofensivas a los intereses de la economía de lucro. Hoy el cooperativismo se rehace. Nuevamente se han organizado y funcionan cooperativas en casi todas las actividades económicas. En Apurímac, por ejemplo, ya operan cooperativas agrarias, artesanales, industriales, escolares y de crédito. Tal es la Cooperativa de Ahorro y Crédito “Los Andes” Cotarusi-Aymaraes, que abarca el total de la región, más una agencia especial en la capital de la república.
La historia, doctrina, principios y realizaciones del cooperativismo mundial, son los temas esenciales tratados en sendos artículos publicados en la revista Mundocoop. Pero gracias al entusiasmo y convicción solidaria de las cooperativistas, señora Estela Sabina Ehui y a su señorita hija Milagros Estela Chati Sabina, que ordenaron, transcribieron y revisaron los escritos, se ha materializado esta obra. A ellas mi reconocimento y gratitud.
Ing. Amadeo Gómez Marmanilla

PDF COMPLETO | "COOPERATIVISMO"

Artículos más leídos:

Suscribite a nuestras noticias

¿Sos redactor?. Si tu publicación es referente a cooperativas, cooperativismo, no dudes de mandarla a narracion@gestarcoop.com y te la publicaremos!

x

¿Promociones y novedades? ingresa tu email:

o siguenos!